Cuentos de princesas: lo que vemos vs lo que es

Uno de mis súper poderes es que me desdoblo entre la mamá osa que deja ver en paz a su hijita todas las fantasías cantarinas y la bruja que le hala el cable a tierra (si ya sé, estoy ahorrando para la terapia).

Como he tenido que ver (y re- ver) a todas las princesas Disney en esta especie de refrescamiento de imagen que les hicieron para mantenerlas en la psique, les voy a compartir algunas de mis versiones:

Lo que vemos vs Lo que es

Cenicienta

cenicienta

Lo que vemos: es una muchacha rubia y dulce que canta a cada rato mientras hace oficio. Como no la dejan salir habla con los animalitos para fingir demencia e ignorar el maltrato al cual es sometida a diario por su madrastra y sus hermanastras. La buena fortuna le sonríe y logra enamorarse de un príncipe que se la lleva a vivir al palacio.

Lo que es: una cadena de malas decisiones. Cenicienta pertenece a la burguesía pero venida a menos. El papá no pudo casarla a tiempo así que la deja a su suerte cuando él se muere ¿Por qué no arregló los papeles de la casa aunque sea? Ahora la madrastra tiene que mantener una rolo de casa y nadie trabaja: ¿Quién crees tú que va a limpiar, Ceni?

madrastracenicienta

La doña también es brutaza porque el marido se muere, se queda con dos hijas más (yo creo que son de un primer esposo y se las encasquetó al papá de Cenicienta, eso no está claro) pero en todo caso si la única bonita es Cenicienta y el ascenso social era casarse ¡pues tenía que sacarla al ruedo y tratarla bien!

Gracias al marketing del hada madrina, cual cazador de talentos, la pone a valer. Le hizo sus cirugías mágicas, algo de photoshop y mucho coaching para llevar a Cenicienta como la gran favorita del primer certamen de belleza internacional que hayamos conocido.

 

hadamadrina

¿O que creen que estaban haciendo ese chorrero de mujeres en traje de gala desfilando a medianoche delante de un jurado real? Buscando la corona, por supuesto.

Y Cenicienta triunfó porque no mostró el hambre como las demás. Tranquila que lo del cura va pa la iglesia, le dijo el hada-manager. Y allí está “feliz para siempre”, mandando en palacio sin tener que agarrar una escoba más nunca.

La Sirenita

arielsplash

Lo que vemos: una adolescente que se acerca por primera vez al mundo exterior y quiere cambiar su destino privilegiado por vivir aventuras y nuevas experiencias. Su padre sobreprotector le impide explorar y conocer así que la empuja a confiar en extraños: una mujer malvada que se aprovecha de ella para apoderarse de su voz y su belleza.

Lo que es: la pubertad y sus desatinos. Ariel es como Estefanía de Mónaco en sus mejores tiempos. Hija como te explico: eres una princesa, aristocracia marina legítima. Tienes servicio que te canta y te baila, a los 16 años está bien que pases el día nadando o tomando el sol. Pero no, se mete en lío porque está aburrida.

Las hormonas la llevan loca. No se ha terminado de desarrollar (se ve en la mini talla de sostén) y se enamora del primer hombre al que medio ve. Claro, yo la entiendo porque un sireno debe ser una vaina muy rara. (Por cierto, en honor al salitre, Ariel debería tener un tono de cabello más rubio surfista, tipo californianas).

ariel

Para completar el desatino no se da cuenta de todo lo que puede hacer con esa tremenda voz, no como París Hilton que nada más tiene un abuelo con plata. ¡Ariel podía ser cantante! El papá es casi un productor de Hollywood, el montaje de Bajo el mar es estilo Broadway, tiene los recursos, bailarines, orquesta y hasta dos asistentes personales: ¡una súper estrella puede mandar a hacer unas piernas o lo que quiera! Las asegura -como JLo con sus posaderas- y no tiene que hacer ese negocio chimbo con Úrsula, que de entrada tenía que generarle sospecha con ese estilo chabacano a lo Missy Eliott.

Y en honor a la verdad, Eric es bastante gris como príncipe. En unos añitos ese pelo rojo y esa cara le hubiese dado bastante rédito. Pero bueeee, ya sabemos el final: como buena princesita no sabe como salir del lío así que va a donde el papá para que mueva sus influencias, soborne a las partes y así logra que revoquen el contrato (que debería ser ilegal porque la niña era menor de edad). Por supuesto que el Rey Tritón se alegra cuando Ariel se quiere casar para irse a la superficie porque mientras madura la responsabilidad será de otro. triton

 

 

Eso sí Disney está mejorando últimamente sus versiones para mantenerse en la jugada. Igual una cosa es lo que vemos y otra cosa es lo que es, así que no hay que confiarse porque ¿qué me dicen de Blancanieves intoxicada por comer ajeno, Aurora en estado de coma por andar despistada, Jazmín enamorada de un malandrín y Bella secuestrada pero sufriendo el síndrome de Estocolmo?

Echen su cuento de princesa, pero en su versión +18 con contenido inapropiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s